Carlos M.

“Desde una temprana edad vi como perdía densidad y no quise esperar para atajar el problema. Estuve en varias clínicas, finalmente decidí operarme en InhairClinic por su trato familiar. La intervención fue muy amena; en la primera parte del procedimiento dormí bastante y en la implantación las enfermeras me hablaban y ponían música muy animada, fue bastante agradable. El post-operatorio es corto, estuve tres días de reposo y comencé a reanudar mis actividades habituales poco a poco. El seguimiento por parte de la clínica es estupendo, en todas las revisiones te explican que cuidados llevar y ante cualquier duda o problema puedes llamar a Tamara que es un encanto y te resuelve todo enseguida. En resumen, la mejor decisión que pude tomar. Recomiendo sin duda a estos buenos profesionales.”