Peluquerías Low Cost

Las Peluquerías Low Cost prometen un servicio excelente al mejor precio del mercado. Se han convertido en un auténtico boom y están surgiendo como setas. Ya hay unos 700 establecimientos en toda la península y planean su expansión a Italia y Portugal.

Peluquerías low cost

El negocio de las peluquerías

Es normal que haya negocios similares unos junto a otros. Un bar anima a abrir otro al lado. Con las peluquerías ocurre lo mismo. Hay un montón de salones en cada calle. Nos preguntamos cómo es posible que haya clientela para tantos…
En el año 2012 se subió el IVA de las peluquerías del 8 al 21%. Por eso, cerraron 8.000 establecimientos en los 6 primeros meses de 2013, cerca del 20% del total. Un peinado o un tinte ya no se consideraban de primera necesidad.
El sector estaba de capa caída hasta que empezaron a proliferar las peluquerías baratas. Ya existían cadenas conocidas por tener buenos precios, pero a las Low Cost no se les puede hacer sombra. Estas, lejos de verse afectadas por la crisis económica, se benefician de ella.

Las Peluquerías Low Cost

La firma sevillana Peluquerías Low Cost (PLC) comenzó su andadura en el año 2013. Su volumen de negocio actualmente es de 108 millones de euros.
Estas peluquerías ofrecen todo tipo de propuestas para el cuidado del cabello tanto para mujeres como para hombres a un coste ridículo. Su eslogan es “Precios sin competencia”. Cobran tan solo 5 euros por el peinado, el teñido o el corte. Muy lejos de lo que supone cualquiera de estos servicios en las peluquerías tradicionales. Son la solución estética para los bolsillos más modestos.
Las peluquerías low cost no solo se dedican a cuidar el pelo, también brindan servicios en torno a la estética. Depilación, manicura, extensiones de pestañas y masajes son algunos de sus tratamientos. Además, cuentan con la posibilidad de atención a domicilio.

¿Por qué son tan baratas las peluquerías low cost?

Evidentemente no puede ser igual un tinte que cuesta 5 € que uno de 25. En estas low cost no existe un tratamiento que supere los 25 euros, algo casi imposible de encontrar en los establecimientos normales.

  • Está claro que los productos que utilizan no pueden ser todo lo buenos que deberían. De hecho, en las cajas de los tintes no vienen detallados los componentes del producto. Los dueños de las PLC afirman que la clave está en que fabrican ellos mismos los tintes en Italia.
  • Otra de las cosas que les permiten rebajar tanto los precios son las condiciones laborales de sus trabajadores. En un principio, les ofrecen un contrato de formación que nunca reciben. Después, les contratan en prácticas 5 horas diarias por unos 500 € mensuales con pagas incluidas. Y finalmente, los empleados firman un contrato por obra de unos 480 €.
  • Las comisiones solo las cobran cuando hacen una caja a partir de los 1.300 € al mes, pero restan los tintes a 5 €. Si han hecho diez tintes, les quitan 50 euros de lo que reciben de comisión.
  • Otro tema es el horario. Aunque en los contratos figuran 5 horas diarias siempre trabajan unas 10 o 12. Además, las jornadas se alargan después del cierre porque los clientes se amontonan al final del día. Si los festivos o días especiales como Nochebuena o Nochevieja caen en domingo, los empleados no cobran más.
    Tampoco tienen un tiempo establecido para tomar un tentempié. Muchas veces llegan las 17:00 h y aún no han podido comer. Además, cuando acaban su jornada laboral tienen que limpiar accesorios, lavabos, etc.

¿Cómo montar una peluquería low cost?

Las peluquerías low cost ofrecen la posibilidad de montar una franquicia de su firma con una inversión de 25.000 € pero exigen unos requisitos:

  • La ubicación es muy importante y tienen que aprobarla. No es lo mismo situar el negocio en una calle comercial, que en una zona que no es de paso.
  • PLC controla los gastos de cada establecimiento, desde el coste del alquiler del local hasta la compra de productos. El franquiciado se beneficiará de la compra al por mayor de la cadena por lo que los productos le saldrán a buen precio.
  • También las peluquerías low cost sugieren el número de personal necesario en cada franquicia y el salario que deben recibir los empleados para unificar todos los salones.

Denuncias por fraude a la Seguridad Social

Muchos trabajadores han denunciado a las peluquerías low cost por las condiciones laborales. Suponen una auténtica explotación. Con los contratos de formación para jóvenes que acaban de terminar sus estudios de estética, no les dan la prometida formación.
Estos convenios laborales se andan investigando en Sevilla, donde tiene su sede la empresa. La Policía Nacional está evaluando un presunto fraude superior a los 3 millones de euros a la Tesorería de la Seguridad Social.
Las peluquerías Low Cost se desvinculan de los delitos que se están investigando y alegan que se trata de un proceso abierto contra antiguos franquiciados. Pero estos han confesado que se limitaban a seguir las instrucciones que recibían desde la dirección.

Con el pelo no hay que jugar. Al final lo barato sale caro. Igual que se ha visto que el injerto capilar en Turquía siempre da problemas, las peluquerías low cost pueden poner en riesgo nuestro pelo y el cuero cabelludo.