Masajes capilares

Existe la creencia de que con los masajes capilares ayudamos al crecimiento del pelo o incluso a recuperar el pelo perdido, pero ¿qué hay de cierto en esto?

Masajes capilares

¿Qué efectos se consiguen con los masajes capilares?

Más que de masajes capilares deberíamos hablar de masajes del cuero cabelludo, pues es ahí donde se dirige el esfuerzo. Cuando se realiza el masaje el principal efecto que se consigue es la reactivación de la circulación sanguínea y como efecto secundario puede hacer que parte del sebo y las impurezas depositadas tanto en el cuero cabelludo como en los folículos pilosos sean removidos y por tanto también podemos hablar de un efecto higienizante. Qué duda cabe que un buen masaje en la cabeza puede ser algo muy relajante y que solo por eso ya merece la pena.

¿Cómo se realizan los masajes capilares?

  • Masajes capilares con las yemas de los dedos
    Las principales herramientas con la que se realiza un masaje capilar son las yemas de los dedos, con los que se efectúa una ligera presión sobre la cabeza, realizando movimientos circulares pero yendo a favor del pelo, es decir comenzando desde la nuca hasta la frente y por los laterales, alcanzando todas las áreas del cuero cabelludo, incluidas las sienes y si se quiere también la frente. Otro tipo de masaje con las yemas de los dedos se realiza posando las yemas a ambos lados de la cabeza y sin que estos se desplacen mover la cabeza a un lado y a otro. Luego se irán cambiando de sitio y repitiendo los movimientos.
  • Masajes capilares con las palmas de las manos
    Para completar el masaje se suele extender una palma de la mano sobre la parte superior de la cabeza mientras que con la otra se va haciendo una ligera presión, mientras que la palma de abajo se contrae ligeramente realizando un efecto de pequeños bombeos. Luego se va variando la posición de las palmas para alcanzar todo el cuero cabelludo.
  • Masajes capilares con los nudillos
    Hay masajistas que también utilizan los nudillos, con los que efectúan los movimientos circulares en la cabeza, con estos la presión es un poco superior y supuestamente alcanza a vasos sanguíneos más profundos.
  • Masajes capilares con los puños
    Otra técnica es la de dar pequeños golpecitos con el puño cerrado (mejor si este tipo de masaje lo da un amigo).
  • Masajes capilares con agua
    Tampoco podemos olvidarnos del hidromasaje que ciertamente es muy relajante tanto en la cabeza como en el resto del cuerpo.
  • Aparatos para masajes capilares
    Podemos encontrarlos en todos los mercadillos, tienen forma como de araña con las patas de madera acabadas en una bola o bien finas y de metal. Con estos no hace falta la presencia del masajista ya que es uno mismo quien se masajea. Hace algunos años apareció una especie de casco que se ponía en la cabeza y la agitaba sin piedad, supuestamente con esto se “impedía la caída del pelo y favorecía su crecimiento”, evidentemente el aparato fue un rotundo fracaso, pero dejo aquí un anuncio sobre el mismo que me parece bastante gracioso: Masajeador capilar Hansen. Hay por supuesto muchos más aparatos electrónicos en el mercado que básicamente funcionan con movimientos circulares de sus patas más o menos grandes que emulan las yemas de los dedos, como el “Masajeador capilar bioenergético” que según su publicidad no solamente relaja y favorece el riego sanguíneo de la cabeza, sino que además combate el asma, transforma el exceso de energía yang en ying y combate el insomnio, entre otras cualidades.

¿Sirven los masajes capilares para la alopecia?

No existe ningún estudio que lo demuestre. Es verdad que un buen riego sanguíneo hace que los folículos estén más sanos, pero por muchos masajes que nos demos no crecerán nuevos folículos en las zonas afectadas por la alopecia androgenética. Es más podemos comparar a los masajes capilares con la homeopatía, ya que su efecto sobre el riego sanguíneo es más bien escaso, si quisiéramos un efecto más potente sobre la circulación de la sangre en el cuero cabelludo deberíamos recurrir a un medicamento como el Minoxidil.
La causa de la alopecia androgenética, como ya hemos comentado en muchas ocasiones es la programación genética de los folículos de diferentes zonas del cuero cabelludo para su muerte prematura, debido a la presencia de la enzima 5-alfa-reductasa y esta enzima no desaparece con un buen riego sanguíneo. Por lo tanto podemos estar seguros de que no recuperaremos el pelo perdido por la alopecia androgenética a base de masajes capilares. Los masajes capilares tampoco se han demostrado una solución para la alopecia areata, de la que se tienen muchas dudas sobre sus causas, si bien, una de las más aceptadas es el estrés y una buena dosis de mimos capilares seguramente lo reduzcan.